Fangoria: “España tiene que aprender mucho de latino-américa, allí nunca están parados quejándose.”

Cian, magenta, negro y amarillo. Es la paleta cromática que propone Fangoria para su nuevo trabajo Cuatricromía, que se publica el próximo martes 26 de febrero. La obra de Alaska y Nacho Canut se compone de cuatro EPs, cada uno de ellos trabajado con un productor diferente. Guille Milkyway, de La Casa Azul,  encargado de comandar el disco pop (cian); Sigue Sigue Sputnik, a las riendas del disco magenta, dedicado al rock;  Jon Klein, encargado del disco gótico (negro) y Florent y Banin, de Los Planetas,  al frente del disco más electrónico, el amarillo.
“Nos gustaba la idea de trabajar con diferentes personas, de trabajar con cuatro productores de cuatro países diferentes”, comenta Nacho Canut. Cuatro trabajos, que sin embargo, tienen una personalidad común: “Cuando te haces más mayor te vuelves más maniático y prejuicioso y es muy difícil quitarte la personalidad. De lo contrario seríamos robots”, apunta.

Un cambio siempre significa incertidumbre y ése es el lugar, dicen, que quieren ocupar como banda para tratar de luchar contra la estabilidad creativa. “Hay un punto sano, que no sabes muy bien cuando empieza y cuando termina, entre no repetirte y forzar las cosas.  Nosotros tendemos a no querer repetirnos y forzamos ciertas cosas. Por ejemplo, es el último disco que vamos a hacer con Sputnik porque ya hemos hecho tres. ¿Por qué, si nos va fenomenal?”, pregunta de forma retórica Olvido Gara.  “Intentamos no ponernos en situaciones demasiado cómodas porque la comodidad con la creatividad no va bien. Los Beatles hicieron toda su carrera con George Martin y les fue fenomenal pero nosotros necesitamos un estímulo para cambiar”, explica Canut. La inestabilidad artística también suele ir ligada a la vital. “Nunca sabemos qué va a suceder el mes que viene. Mentalmente estamos preparados para el desastre”, revela la cantante. Pese a todo, optimismo. “La negatividad no lleva a ningún sitio.  La única salida hacia los problemas es la positividad y la acción”, matiza Canut, que ha querido reflejar esto precisamente en sus letras.

Aprender de Latinoamérica

 Tanto Alaska como su pareja musical echan en falta un poco más de actividad, por lo general, a la hora de enfrentarse a los problemas. “Viajamos mucho a latinoamérica y el carácter es muy distinto.  En México, mi país, o en Argentina, nunca están parados quejándose”, dice Alaska.”La actitud europea quizás no es la que necesitamos””España tiene que aprender mucho de latinoamérica. De cómo son ellos y cómo se comportan. Cómo trabajan y cómo se toman las cosas”, añade Canut. “No somos tan europeos como nos creemos.  La actitud europea quizás no es la que necesitamos, quizás sí la americana, que es más la de buscarte tú solo las castañas del fuego”, replica Alaska.

“Si Candela Peña cree que tiene que decir eso, pues claro que sí”A propósito de la polémica derivada de la gala de los Goya, Canut apela a la libertad del individuo a la hora de decidir si el artista se debe involucrar activamente en las decisiones políticas que acontecen en un país, como sucedió el pasado domingo. “Cada uno debe hacer lo que le pida el cuerpo. Si Candela Peña cree que tiene que decir eso, pues claro que sí, que lo diga. Si alguna persona cree que no, pues que no lo diga. Está en su derecho”, asegura. Alaska apuntilla no obstante el temor de los artistas a usar las entrevistas para criticar ciertas decisiones políticas. “Luego en las entrevistas nadie dice nada. Es verdad, cuando llegan a las entrevistas es buen rollo y políticamente correcto. Yo creo que las entrevistas son para decir cosas. La gala, como gala, preferiría que fuera aséptica”, concluye.

Foto: JAIRO VARGAS

Patrimonio cultural

El dúo echa en falta también cierta sensibilidad hacia la música y hacia el músico, un defectomade in Spain, pese a otras muchas virtudes de los españoles, aseguran. “La música pop no tiene por qué estar ligada al patrimonio cultural pero tú sí que tienes que tener unas bases culturales, como pasa por ejemplo en Inglaterra “, asegura Alaska. “A Lola Flores yo creo que no se le da la importancia que tiene. O a Rafael, que es como Frank Sinatra, como Tom Jones o Elvis.  “Mucha gente iba a ver a Hendrix por el gorro que se ponía, el pelo que llevaba, por cosas extramusicales”No se le da la importancia que se le tendría que dar”, suma Canut. Para ellos, el artista se convierte en icono en el momento que traslada su personalidad a lo que hace. “Jimi Hendrix era un guitarrista muy bueno pero mucha gente iba a verle por el gorro que se ponía, el pelo que llevaba, por cosas extramusicales. Jimi Hendrix es tan mítico, y otros guitarristas igual de buenos no lo son, porque tenía una personalidad. Por cómo vestía. Hendrix es la prueba de la imagen perfecta”, zanja Canut.

Fuente: Público

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s